jueves, 16 de marzo de 2017

Limites, confianza y afecto para enseñar... cualquier contenido.

En Ciencias Naturales en 6º de primaria hay dos grupos de chavales difíciles por las circunstancias que les rodean y por el momento evolutivo que viven, hormonas revolucionadas, edad tonta en la que siguen siendo niños pero se sienten mayores y donde podemos aplicar la frase de "HORMONA MATA NEURONA". 

También son grupos que necesitan ser escuchados, necesitan que les pongamos límites con autoridad, firmeza y afecto. Necesitan que les hablemos claro, que resolvamos sus dudas ante temas que muchas veces nos resultan complejos de abordar en la familia, porque supone aceptar que nuestros hijos van a iniciarse en un nuevo aspecto de su vida..., ahora me pregunto yo ¿no es mejor acompañarles que ignorarles?

Estamos viendo el tema de los aparatos reproductores femenino y masculino. Antes de comenzar el tema hicimos una asamblea, sí, sí, como en infantil. Nos negamos a dar un tema en el que continuamente el nombre de cada órgano o el tratamiento de lo que conlleva la reproducción sexual fuera objeto de diversión, risotadas o burlas. Les dijimos lo que íbamos a ver y que en consecuencia estábamos dispuestos a contestar todas sus dudas acerca del tema pero con condiciones, entre ellas respeto hacia los demás y hacia sí mismos, utilizar el vocabulario adecuado y si en algún momento se sentían violentos por algo que se estaba diciendo nos lo hicieran saber.

Esa asamblea resultó muy importante para todos, no solo por las respuesta a sus dudas, sino porque se estableció una relación más cercana entre ellos y nosotros, los  maestros.

Además de esa asamblea y una vez comenzado el tema les contamos un cuento, sí, sí un cuento, parece mentira ¿eh? Pues escucharon con toda su atención y aunque hubo cosas que no llegaron a entender tirando del hilo alguno dio en el clavo y con eso es suficiente.

Ahora seguimos con el tema adelante, dando contenidos, resolviendo dudas, trabajando sobre ello. Pero hay algo esencial y es fomentar la confianza entre los niños y las familias. Que los padres estén receptivos hacia preguntas que a todos nos hubieran gustado que nos resolvieran cuando teníamos su edad. Los tiempos cambian pues cambiemos con ellos.
              
                                                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario